Décima Jornada de Actualización del Ministerio de Salud

Se llevó a cabo en el marco de la feria ExpoMedical con el objetivo de que todos los actores que trabajan en salud formen un núcleo consistente para la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas no transmisibles.

En el marco de la feria ExpoMedical, se realizó en el Auditorio I de Costa Salguero la Décima Jornada de Actualización del Ministerio de Salud, organizada por la Dirección General de Docencia, Investigación y Desarrollo Profesional del Ministerio de Salud del GCABA.

La apertura del evento fue realizada por el Dr. Gabriel Battistela, Subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria del Ministerio, quien hizo especial hincapié en la importancia de generar estrategias e impulsar un intercambio para optimizar la prevención y tratamiento de las Enfermedades Crónicas No Transmisibles, más específicamente las enfermedades cardiovasculares.

Dr. Gabriel Battistela, Subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria del Ministerio.

Seguidamente expuso el Dr. Cohen Arazi, quien reivindicó el rol de las sociedades científicas y presentó el proyecto “25 x 25: Estrategias integradas e integrales para reducir mortalidad cardiovascular prematura”, que como bien su nombre lo indica, apunta a reducir en un 25% la mortalidad por enfermedades cardiovasculares antes del 2025. Dejó en claro la importancia de que el Ministerio y las sociedades científicas trabajen conjuntamente en pos de lograr el objetivo del proyecto propuesto.

El cierre de esta primera parte fue realizado por la Dra. Laura Antonietti, Directora General de Docencia, Investigación y Desarrollo Profesional del Ministerio de Salud. Apuntó a que las Enfermedades Crónicas No Transmisibles forman parte de la agenda global, y que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muertes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, afectando al 31% de los hombres y el 33% de las mujeres. Especificó que no sólo el Ministerio de Salud de la Ciudad, sino cada uno de los profesionales de la salud desde su lugar, ocupa un rol importante debiendo cada uno de ellos preguntar, participar e interactuar en su prevención y tratamiento.

Siguió el Dr. Javier Mariani, Jefe de Docencia del Hospital El Cruce, quien aportó datos estadísticos acerca de la mortalidad prematura. Afirmó que ésta bajó un tercio entre 1990 y 2015, pero que este dato no es simétrico en todas las poblaciones; las poblaciones con menores ingresos tienen mayor riesgo de muerte. Fue más específico al hablar de mortalidad cardiovascular prematura, diciendo que también bajó su proporción, pero que Argentina aún tiene mucho que trabajar en su prevención si se compara con el primer mundo. Mencionó como grupo de riesgo a la Villa 31, donde la salud es autopercibida como regular o mala (hay un problemático consumo de alcohol y prevalecen enfermedades como hipertensión, diabetes, colesterol elevado) e hizo alusión a que se debe trabajar para reducir los riesgos de ese grupo.

La primera mesa redonda de la jornada fue abierta por la Lic. Florencia Flax Marcó, Directora General de Planificación Operativa del Ministerio de Salud. Caracterizó a la población de CABA con números un tanto alarmantes (uno de cada tres ciudadanos mueren por enfermedades cardiovasculares, 46% es obeso, 43% no ejercita, 60% no come frutas verduras, entre otros) y presentó las acciones y programas que se llevan a cabo para que la población adquiera hábitos saludables.

Desde el Ministerio de Salud de la Ciudad se trabaja de forma transversal en prevención y tratamiento, y, al igual que el Dr. Battistela, la Licenciada puso foco en la importancia de que los distintos actores clave articulen para cumplir los objetivos propuestos.
El segundo expositor fue el Dr. Martín Koretzky, quien trajo a la mesa la problemática de la hipertensión. Por día, mundialmente mueren 29 mil personas por esta enfermedad. El doctor mencionó que el 40% de los argentinos no sabe que es hipertenso, y habló de la importancia de que los médicos cardiólogos se tomen su tiempo en el consultorio para hacerle un debido diagnóstico al paciente. Por último mencionó una tendencia que se está percibiendo últimamente: los pacientes quieren que los tratamientos sean simplificados. Por ello es importante dialogar, educar e involucrar a los pacientes.

El tercer expositor, el Dr. Darío Igolnikof, miembro de la Sociedad Cardiológica Argentina, mencionó distintas estrategias y programas para descender el porcentaje de muertes por enfermedades cardiovasculares. Por ejemplo, el programa “si”, que interviene en las escuelas para que los chicos adquieran hábitos saludables, o el programa “menos sal, más vida”, para estimular que los argentinos dejen de consumir la cantidad de sal que consumen. También, trajo al debate la hipercolesterolemia familiar, que es la enfermedad genética más frecuente pero más difícil de diagnosticar. Concluyó con que debe trabajar conjuntamente en estrategias para poder lograrlo.

La mesa la cerró la Dra. Mónica Díaz, quien habló de la problemática de la obesidad, enfermedad que principalmente se encuentra en los países occidentales. De 1980 a 2014 se duplicó su prevalencia, y hoy en día se habla de una epidemia de la obesidad. Esta enfermedad trae aparejadas más enfermedades, ya que los pacientes son considerados de riesgo.

Las conclusiones finales estuvieron a cargo del Dr. Juan Gagliardi.

La segunda mesa la abrió nuevamente el Dr. Battistela, quien hizo un breve resumen acerca de los CESAC y los CEMAR. Su función es que todas las personas tengan acceso a la salud en los distintos barrios de la Ciudad. La DGDYIDP tiene como rol capacitar para que los distintos profesionales de la salud estén aptos para trabajar en los distintos Centros de Salud.

Luego, disertó la Téc. Liliana González. Hizo hincapié en que los técnicos pueden ser un eslabón más en el “25×25”. Mostró el crecimiento de la Tecnicatura Superior en Prácticas Quirúrgicas e insistió en que técnicos y médicos pueden trabajar conjuntamente para salvar pacientes con enfermedades cardiovasculares. Cerró argumentando que se tiene la intención de incorporar más técnicos al área de emergencia.
La jornada finalizó concluyendo que todos los actores que trabajan en salud deben formar un núcleo consistente para la prevención y tratamiento de estas enfermedades.

El Dr. Federico Blanco, médico de planta del Hospital Argerich, siguió la mesa con datos estadísticos acerca de cuántos infartos por año recibe el hospital, cuántos de ellos llegan por la ambulancia del SAME, que son derivados por la misma ambulancia, y finalizó diciendo que hay que hacer trabajar en la mejora de los tiempos desde que el paciente tiene el infarto hasta que llega al hospital.

Por último, el Dr. Federico Etchenique, Coordinador del SAME, afirmó que la mayoría de las muertes súbitas se producen fuera del ámbito hospitalario. Reivindicó la importancia de los centros operativos del SAME, cómo se manejan los casos de mayor prioridad (rojo), y concluyó diciendo que hay que capacitar a la población, a los médicos y a los Centros de Salud para una mayor eficiencia en el tratamiento de los pacientes con enfermedades cardiovasculares.

Las conclusiones nuevamente estuvieron a cargo del Dr. Juan Gagliardi, y la jornada finalizó concluyendo que todos los actores que trabajan en salud deben formar un núcleo consistente para la prevención y tratamiento de estas enfermedades.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*