Desarticulan banda criminal especializada en ciberestafas



 

La Policía de la Ciudad desbarató, en conjunto con la  Policía de la provincia de Buenos Aires,  una organización criminal dedicada a realizar estafas mediante el hackeo y manipulación de redes sociales.

La investigación, iniciada en agosto último, fue llevada a cabo por personal de la División Investigaciones Especiales de la Superintendencia de Lucha Contra el Cibercrimen de la Policía de la Ciudad, conjuntamente con la Departamental de Investigaciones de Azul, de la Policía de la provincia de Buenos Aires, con la intervención de la Unidad Funcional de Instrucción N° 22 de Azul, a cargo del Dr. Lucas Moyano.

Las pesquisas se centraron en el análisis de estafas cometidas a partir de hackeo de diversas cuentas de usuarios de redes sociales y plataformas digitales, por lo que la fiscalía interviniente, mediante exhortos internacionales, solicitó el acceso a la información almacenada en los servidores de las empresas detrás de esas redes, permitiendo a posteriori la triangulación de la misma con datos bancarios, registros de direcciones IP y líneas telefónicas. 

Estos trabajos permitieron identificar el lugar de residencia y otros cuatro domicilios que utilizaba un grupo de personas que conformaba la organización criminal, cuyo modus operandi consistía en apoderarse ilegítimamente de cuentas de usuario mediante «hacking», para luego suplantar su identidad, y engañar a otros induciéndolos al error, utilizando como “anzuelo” el ofrecimiento de dólares a un valor inferior a los habituales del mercado, y una vez que se apoderaban del dinero -montos siempre superiores a los 100 mil pesos- efectuaban transferencias a una cuenta bancaria registrada en Brasil, y de ahí derivaban el dinero a otras cuentas, dificultando la trazabilidad.

Con los resultados obtenidos, la fiscalía le solicitó al juzgado de Garantías Nº1 de Olavarría, a cargo de la Dra. Fabiana San Román, las correspondientes órdenes de allanamiento, que se hicieron simultáneamente en los barrios porteños de Palermo, Liniers, Mataderos y Caballito, y el restante en la localidad de Villa Fiorito, partido bonaerense de Lomas de Zamora, en los que resultaron identificados a tres de los presuntos cabecillas, y se secuestró gran cantidad de teléfonos celulares, dispositivos de almacenamiento, notebooks, netbooks, tablets y documentación de interés para la causa.

Los tres fueron notificados de la iniciación de causa por «estafas reiteradas» y fueron puestos a disposición de la Justicia.

Los dispositivos digitales secuestrados se encuentran bajo análisis técnico de la Superintendencia de Lucha Contra el Cibercrimen, y dada la naturaleza de la maniobra efectuada por la banda, se continuarán los trabajos de investigación en virtud de que la misma podría contar con nexos con otras provincias, o países.