Detienen a dos ladrones con un inhibidor de señal en Barracas

Los robos clásicos, como los conocemos, quedaron pasados de moda. Los ladrones ya no se hacen esfuerzan tratando de abrir autos con una barreta, haciendo palanca en alguna puerta. Hoy utilizan diversos sistemas tecnológicos que le facilitan mucho las tareas delictivas. Los que pican en punta  son los inhibidores de señal de todo tipo, siendo los más conocidos los inhibidores de celulares y de alarmas de automóviles.

El modus operandi suele siempre es el mismo: el delincuente se hace el distraído, acciona el aparato e interrumpe la señal que va del control remoto de la alarma al auto.

Un aparato de este tipo es lo que portaban dos ladrones que lograron ser apresados.

El hecho ocurrió en Barracas: La Policía de la Ciudad detuvo en las últimas horas a dos delincuentes con antecedentes.  Los jóvenes, ambos de 22 años, tenían antecedentes por tenencia de estupefacientes, hurto de autopartes y portación de arma de guerra.

La detención se produjo cuando los delincuentes merodeaban entre autos estacionados en la vía pública, quienes tenían entre sus pertenencias un inhibidor de señal.  Salir a robar con un inhibidor de señales inalámbricas no es algo nuevo en la Argentina. Los ladrones de autos del 2018 heredaron el método de colegas delincuentes más ambiciosos: los piratas del asfalto. 

Todo ocurrió por la noche cuando efectivos de la Comisaría Vecinal 4D recorrían el cruce de Brandsen e Isabel La Católica y observaron a dos hombres que merodeaban alrededor de vehículos estacionados en la vía pública y miraban en sus interiores, de los cuales uno de ellos tenía en sus manos un dispositivo que presionaba mientras intentaba abrir las distintas puertas.

Ante esta situación, el personal de la Policía de la Ciudad dio la voz de alto y los delincuentes intentaron darse a la fuga pero fueron reducidos a pocos metros, en Isabel La Católica y Aráoz de Lamadrid, escondiendo entre sus pertenencias un inhibidor de señal, utilizado para anular las alarmas de autos.

En la causa intervino el Juzgado Criminal y Correccional Nº17, a cargo del Dr. Pierretti, Secretaría Nº153, del Dr. Chavan, que dispuso la detención de los involucrados, ambos de 22 años, quienes además tenían antecedentes por tenencia de estupefacientes, hurto de autopartes y portación de arma de guerra.