Día de la Mujer: El maltrato psicológico también es violencia

De nuestra redacción.-/ En el marco del Día de la Mujer este tema asume especial relevancia, Muchas veces hemos hablado de la violencia  de género, pero siempre hemos hecho hincapié en la violencia física. Sin embargo hay otra violencia tan devastadora como la física y es el maltrato psicológico. Para identificarla  nos preguntamos: ¿Qué es el abuso psicológico emocional? ¿Con qué frecuencia ocurre? ¿Cómo identificarlo? ¿Cómo enfrentarlo? ¿Cómo saber si necesito ayuda?

Lo primero que suele saltar a la mente cuando pensamos en el maltrato a la mujer es en el maltrato físico, pero existe otro maltrato que muchas mujeres podemos llegar a experimentar, el maltrato psicológico y/o emocional.

A diferencia  del maltrato físico que llega de pronto, sin previo aviso, en la forma de un golpe o un insulto, el psicológico es una actitud repetida y constante de desvalorización y humillación. Un desgaste moral que lleva a la depresión y a la subestimación de uno mismo, desvirtuando la realidad.

Como todo proceso, este también tiene diferentes etapas, de allí lo importante que es aprender a conocerlas para evitar males mayores.

En este artículo aprenderemos a identificar este tipo de maltrato.

¿Qué es el abuso psicológico/emocional?

El abuso psicológico o emocional involucra cualquier comportamiento, verbal o no verbal, que impacta negativamente sobre el bienestar emotivo o psicológico de otra persona.

¿Con qué frecuencia ocurre?
Se dan casos de abuso psicológico/emocional en matrimonios, parejas íntimas, padres e hijos, hacia los ancianos, y por lo general, donde exista una diferencia de poder.

¿Cómo puedo identificar si me está ocurriendo a mí?
La persona que abusa de ti puede:

  • Ignorar frecuentemente tus sentimientos.
  • Te ridiculiza en lo que más valoras, como en tus creencias, sexo, sexualidad, habilidades, edad, apariencias, u orientación sexual.
  • Te ridiculiza o insulta por tu religión, raza, familia, clase social, o idioma.
  • Se abstiene de aprobar lo que haces, mostrar aprecio, o afecto.
  • Constantemente te critica, te insulta, y te grita.
  • Te humilla en privado o en público.
  • Se niega a socializar contigo.
  • No te permite trabajar, controla el dinero, y toma todas las decisiones.
  • Intenta evitar que veas o hables con familiares y amistades.
  • Frecuentemente te amenaza con marchar o te dice que te marches.
  • Te manipula con mentiras y contradicciones.
  • Se comporta de manera amenazadora.
  • Utiliza expresiones faciales y/o posturas corporales para intimidarte.
  • Te acusa de infidelidad.
  • Utiliza un lenguaje repleto de referencias sexuales.
  • Abusa verbalmente de los niños o mascotas del hogar.

Como respuesta a esto, puedes sentirte:

  • Inservible.
  • Dependiente del abusador.
  • Confundida.
  • Triste.
  • Enfadada.
  • Aislada.
  • Sin control de tu propia vida.


¿Cuáles pueden ser algunas de las causas?

Una persona puede abusar de otra para reclamar control. Es posible que ellos mismos se sientan enfadados e impotentes por lo que su cólera es redirigido a alguien cercano o con menor poder sobre ellos, así como sobre miembros familiares. En ocasiones fueron abusados en la niñez, aunque no siempre por ello se convierten en abusadores. También puede ser el resultado de roles tradicionales varón-hembra, donde las mujeres son percibidas como propiedades y primeramente deben obedecer a sus padres, y más adelante a sus parejas. Si también hay abuso físico o sexual, entonces el abuso emocional obligatoriamente también hay abuso emocional. En algunos países el abuso psicológico/emocional puede ser considerado como un crimen de violencia.

¿Qué puedo esperar?
El abuso emocional/psicológico tiende a mantenerse constantemente y suele ser difícil para la víctima percatarse y creer lo que le está sucediendo.

¿Cómo puedo enfrentarme a ello?

  • Si no estás segura de estar siendo abusada, háblalo con amigos o familiares que consideres que son de ayuda emocional y de quien confíes plenamente.
  • Recuerda que como muy posiblemente te sientes dependiente del abusador, puede que te incomoden y tiendas a perder confianza en las personas que intentan ayudarte.
  • Recuérdate a ti misma que tienes derecho a una vida libre de abuso.
  • Intenta darte mensajes positivos, que te den fuerza, como por ejemplo “soy una buena persona, y merezco ser tratada como tal”.
  • Participa en actividades de las que puedas disfrutar, que te animen y fortalezcan.
  • Pregúntate a ti misma qué le dirías a una amiga que pasase por la misma situación.
  • Si dependes de la economía de tu abusador, intenta conseguir un trabajo. Puede que incluso debas considerar crear una cuenta bancaria por separado y ahorrar dinero por si el abuso crece de más.
  • Siempre ten preparado números de teléfono y dinero ahorrado por si debes marchar repentinamente.

¿Cómo saber si necesito ayuda?
Puedes necesitar ayuda si:

  • Dudas de tu propio juicio o te preguntas si estás loca.
  • Tienes miedo de tu pareja y expresas tus opiniones con menor frecuencia, y menor libertad.
  • Tienes miedo de los demás, y tiendes a verlos con menor frecuencia.
  • Te tomas tu tiempo para evaluar cuidadosamente los estados de ánimo de tu pareja antes de tratar un tema.
  • Tienes que tener mucho cuidado cuando estás con otra gente, y tiendes a estar hipervigilante durante su presencia.
  • Pides permiso para gastar dinero, tomar clases, o para salir con amigos.
  • Has perdido confianza en tus habilidades, te vuelves depresiva, te sientes atrapada e impotente.
  • Descubres que tus hijos están siendo negativamente afectados por el abuso. Por ejemplo, se aislan, vuelven agresivos, tienen pesadillas, o les va mal en el colegio.

Artículo traducido y adaptado de The Counselling and Learning Skills Service, Emotional/Psychological Abuse 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*