Es obligatoria la exhibición de precios en comercios de CABA

De nuestra redacción.- Si hay algo que ayuda al consumidor a realizar sus compras eficientemente, es el conocimiento claro de su costo. Y este conocimiento debe incluir la variación por compras contado, con tarjeta o financiación, también si esta última incluye algún anticipo.

Según informe de prensa de la legislatura porteña, «quienes ofrezcan a consumidores finales, bienes muebles o servicios,  deben exhibir precios. El precio deberá expresarse en moneda de curso legal pesos-, de contado y corresponderá al importe total y final que deba abonar el consumidor final.

En los casos en que se acepten además otros medios o monedas de pago, tal circunstancia deberá indicarse claramente en los lugares de acceso al establecimiento juntamente con el valor en Pesos al que será considerado el medio de pago de que se trate

La exhibición de los precios deberá efectuarse por unidad, en forma clara, visible, horizontal y legible. Cuando se realice mediante listas, éstas deberán exponerse en los lugares de acceso a la vista del público, y en los lugares de venta o atención a disposición del mismo. En ningún caso se impedirá el acceso de los consumidores a los precios exhibidos, previo a la decisión de compra de los bienes comercializados.

En el caso de bienes muebles, la exhibición se hará sobre cada objeto, artículo, producto o grupo o conjunto de una misma mercadería que se encuentre expuesto a la vista del público. Cuando por la naturaleza o ubicación de los bienes no sea posible, deberá utilizarse lista de precios.

En el caso de los servicios, los precios deberán exhibirse mediante listas colocadas en lugares que permitan una clara visualización por parte de los consumidores, con anterioridad a la compra o contratación de los mismos.

Cuando los precios se exhiban financiados deberá indicarse el precio de contado en dinero efectivo, el precio total financiado, el anticipo si lo hubiere, la cantidad y monto de las cuotas, y la tasa de interés efectiva anual aplicada, calculada sobre el precio de contado en dinero efectivo.»

En la mayoría de los casos esta normativa no se cumple al pie de la letra.

Es muy común que los precios vaén en forma encubierta. Es decir, el famoso «en efectivo hacemos un descuento del 15%» que traducido a la realidad es algo asì como » Con tarjeta tiene un 15% de recargo»

Significa eso aquello de «hecha la ley, hecha la trampa». No lo es tanto. Si nos ponemos detrás del mostrador y tenemos en cuenta que el pago de los productos desde la tramitación de la entidad bancaria no es inmediato y que en muchos casos hasta tiene un costo operativo, más que una «avivada» del comerciante, es una forma de preservar sus ingresos, más en esta época en que la inflación es galopante y el trabajo y las ventas no están pasando por su mejor momento.

En fín, es difícil conformar a todos, por de pronto el gobierno de la Ciudad fijo estas normas y nos corresponde como usuarios el hacerlas cumplir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*