Miscelánea desde Pompeya, para meditar y sonreír

De nuestra redacción.-.– ENTRE TANGOS Y PUÑALES.  El tango, como danza, ha tenido en La Boca ilustres cultores que, sin embargo, no trascendieron hacia el resto del mundo. En los «bailongos›› que  se «armaban» en los aledaños del  Riachuelo, en los comienzos  de la década del 20, era común  observar bailarines del más variado  pelaje: canyengues, fantasía y de  <oriya>, caracterizados estos por una original coreografía. Se ejercitaban enla calle, con sus cuchillos enganchados al  cinto, ¡y bailaban entre ellos para perfeccionar las  figuras repletas de ochos. Un  fonógrafo gangoso, o el organillo de un italiano que vivìa en la ribera les servía de  fondo musical. Por la noche, frecuentaban los comités parroquiales  para sacarle viruta al piso.  La confluencia de la actual Caminito fue  cita obligada de duelos criollos a  daga y luna. Todavía perviven en el  recuerdo de los más viejos los nombres de aquellos que «amainaban en  las ochavas» . el anecdotario se llena así de  sucedidos y lwyendas que en un momento dado se  mezclan para conformar ese mundo inigualable que aún circula en la rueda de los «veteranos››.

FENOMENOS.-Hay circunstancias que dan que pensar. La vida es reflejo permanente de esos fenómenos de la naturaleza  que no encuentran explicación inmediata. Veáse, si no,  el caso de un ingeniero sanitario que mediante fatigosas  investigaciones vino a comprobar que una sola pareja de  moscas puede tener, en el curso de un verano, trescientos  veinticinco mil novecientos veintitrés doscientos millones  de descendientes. ¡Ah, estas cifras corresponden a 1957, y  el ingeniero de marras no contaba aún con el auxilio de las  computadoras!

*DEL MARTIN FIERRO  “Los que no saben guardar/son pobres aunque trabajen/ nunca  por más que se atajen/ se librarán del cimbrón:/al que nace  barrigón es al ñudo que lo fajen.»

*ALTA TENSION  “A 32.000 voltios la electricidad es una fiera indómita que  trata de escapar de su jaula”. Así metaforizó un experto  americano, el ingeniero Wolfgang Langewische, y agregaba: “La corriente eléctrica quiere saltar del alambre hacia  cualquier cosa que pueda servirle de vía a tierra. Esa ansia  feroz es lo que la distingue. Cuando se le permite pasar por  motores y transformadores, en su camino hacia tierra,  mueve las fábricas e ilumina las ciudades”

*MENTIRA CRIOLLA  “hecha una diosa”

*PARA SABER  La fuerza de un elefante equivale a la de treinta hombres  juntos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*