Miscelaneas para acompañar

De nuestra redacciòn.-EI originario catch-as- catch-can -cuyos máximos referentes históricos fueron, en nues- tro país, El Hombre Montaña y Martín Karadagián («Titanes en el ring»), ambos ya fallecidos- se transformó, con el tiempo, en simple catch; enseguida, desde los estadios pasó a la televisión a comienzo de los años 50s. y alcanzó el cenit de popularidad en la década de los 60s. Caracterizado primeramente como deporte, luego fue definido como espectáculo circense-acrobático.

Cuando parecía pasado de moda y en decadencia, las diversas «troupes» divididas entre «buenos» y «malos», se atrincheraron en clubes barriales, sociedades de fomento y rings montados al aire libre. Allí volvieros a desplegar sus vastos recursos para hacer reales esos choques histriónicos con un fondo moral: el bien siempre se impone al mal desde la épica y el heroísmo. Aproximadamente treinta años atrás, una de esas «troupes» sobrevivientes se presentó en la entonces llamada Ciudad Deportiva de Boca, proyecti inconcluso que quedò en un sueño frutrado ,dónde efectuaron una reunión con fines benéficos y una verdadera multitud rugió y vociferó a voz en cuello ante la actuación de sus antiguos ídolos.

El «revival» renovó el recuerdo de los que vivieron aquella época de oro y los más jóvenes conocieron el juego de destreza que fue pasiòn de la infancia y adolescencia de sus mayores.

«No esperábamos tal respuesta» comentaban los organizadores

. ………………………………………..

PERIODICO DE BARRIO: Miles y miles de hojas que el viento fue apilando en aras de otras nuevas. Cientas de notas a politicos, escritores, deportistas y gentes comunes -¡esas que realmente movilizan la historia de los pueblos con su trabajo cotidiano, fecundo y a veces anónimo!- son hoy páginas amarillentas, corroídas por el tiempo, que fijan un solo instante de la historia, a veces decisivo, a veces temporal y olvidable.

Como decìa Fray Mamerto Esquiù: «Sin duda, el método vil usado por los autoritarismos para despachar enemigos demuestra desde hace siglos que su iniquidad marcha pareja con su ineficacia, ya que más que matar, inmortaliza. Pero también es cierto que la inmoral crueldad de los autoritarios marchará siempre par ja con su estupidez.-»

Cada año tratamos de rescatar un pedazo de esa historia lugareña que en su momento fue importante y marcó con ribetes trascendentes los días que vendrían. Episodios que, por su envergadura, influyeron, de algún modo, en lo que hoy somos. Hubo que leer, elegir, sopesar cada circunstancia hasta establecer una pequeña síntesis que no hiriera susceptibilidades, que se no se transformara en un juicio de valor. Y asì seguimos… Feliz Navidad queridos lectores!

Categorías