Protección de inmuebles de valor arquitectónico

p/ La Región.- Como expresamos en notas anteriores al referirnos a la protección de inmuebles, proteger el patrimonio cultural de un pueblo es una tarea encomiable.

En ese patrimonio está incluída nuestra historia, nuestras costumbres, los orígenes y el transcurrir de un pasado que se mantiene presente a través de la huella que dejaron sus arquitectos y todas las manifestaciones artísticas de esa etapa vivida.

Ese legado cultural no es solo un recuerdo presente del pasado sino también la exposición de la belleza, la recreación de estilos arquitectónicos y de materiales artesanales, un verdadero regalo que nos hace la historia.

Por eso, nos causa alegría saber que en el palacio legislativo porteño  tuvieron lugar las audiencias públicas convocadas por la Comisión de Planeamiento Urbano «con el objeto de proteger cautelarmente inmuebles de valor arquitectónico»

Entre ellos, la biblioteca en la que Borges trabajó durante 9 años y que inspiró su cuento “La Biblioteca de Babel”. También una edificación de 1913 y un grupo de templos religiosos de estilo «neo-románico» construidos entre 1930 y 1940.

Biblioteca «Miguel Cané»

Fue apoyada la aprobación inicial de la Biblioteca situada en Carlos Calvo 4319, una iniciativa de la diputada Diana Martínez Barrios (PRO). En 1935 se la estableció como nueva sede de la primera Biblioteca Pública y de carácter Municipal de la Ciudad de Buenos Aires inaugurada bajo el nombre Miguel Cané en 1927 y desde entonces presta servicios al barrio de Boedo. En sus comienzos fue una de las bibliotecas más modernas del país, dado que poseía un departamento de encuadernación y otro de traducción de textos a varios idiomas. Anteriormente, en sus instalaciones funcionó un cine barrial cuya Sala de proyección aún se mantiene en estado original con elementos de la época.

Allí, desde 1938 y a lo largo de 9 años trabajó como auxiliar Jorge Luis Borges y el lugar inspiró su cuento “La Biblioteca de Babel”, publicado por primera vez en la colección de relatos «El jardín de senderos que se bifurcan» (1941) que más tarde fue incluida en «Ficciones». A partir de 1997, su área de trabajo fue denominada “Espacio Borges” y actualmente, sus instalaciones son solicitadas por productores y directores de cine nacionales y extranjeros, y varios cortos y escenas se han filmado en ese predio.

Construcción de dos discípulos del arquitecto Christophersen

Dos participantes dieron su apoyo a la protección cautelar del inmueble ubicado en Chile N° 1507 en la intersección con la calle Sáenz Peña del barrio de Montserrat, construido por los arquitectos italianos Rodolfo Fasiolo y Jacobo Pedro Storti, discípulos del prestigioso arquitecto noruego Alejandro Christophersen en el año 1913 y que dejaron en la ciudad de Buenos Aires bellas e impactantes obras del Art Nouveau, el Eclecticismo y el Neoclásico. Tiene cuatro pisos y un local en planta baja y cada piso tiene un departamento. El proyecto fue impulsado por el diputado MC Adrián Camps.

Templos religiosos de estilo «neo-románico»

Otra de las audiencias tuvo por objeto la protección cautelar de un conjunto de templos católicos cuyo rasgo común es una similitud estilística de su arquitectura, que puede adscribirse al «Neo-Románico». La iniciativa que tuvo aprobación inicial pertenece a la legisladora MC Marta Varela.

Se trata de los templos «Nuestra Señora de Guadalupe del Espíritu Santo», Paraguay 3901; «Nuestra Señora de Lujan de los Patriotas», Emilio Castro 7156; «Madre de Dios», Escalada 2350; «Nuestra Señora de Luján Castrense», Cabildo 425; «Nuestra Señora de la Misericordia», Larrazabal 2372; «Nuestra Señora de las Mercedes», Echeverría 1371; «Nuestra Señora de los Dolores», Díaz Velez 4860; «Nuestra Señora del Rosario», Bonpland 1987; «San Francisco Solano», Zelada 4771; «Santa Elena», Segui 3815; «Santiago Apóstol», Tte. Gral. Riccheri 3189 y «Santo Cristo» situado en Av. Fernández de la Cruz 6810.

El arte “Románico” es el primer estilo monumental que se difundió en la Europa Medieval entre los siglos X y XIII. Los maestros lombardos lo llevaron a España y Francia aproximadamente en el año 1000 y así surgió el estilo “Románico Lombardo Catalán” que influenciaría en nuestra arquitectura entre los años 1930 y 1940. Los templos protegidos se encuentran en distintos barrios y los de la zona oeste (Parque Avellaneda, Mataderos, Lugano) logran erigirse en hitos urbanos, dada la menor densidad edilicia que los rodea.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*