Toma de terrenos en Barracas, buscan una solución pacífica al conflicto

De nuestra redacciòn.-Tensión en Barracas debido a la toma que lleva casi una semana, de un terreno perteneciente a Ferrocarriles, más precisamente en la zona del barrio 21-24. en un reclamo en busca de soluciones al problema habitacional,

Hasta ayer, casi 60 personas iban cumpliendo lentamente con la orden de desalojo pacífico firmada por el Juez Daniel Rafecas, a la vez que esperaban una respuesta del gobierno a su exigencia sobre el derecho a la vivienda. El diálogo no sería posible porque ni Nación ni Ciudad tratarian el tema “con un delito federal en curso”.

La toma se inició al saberse que una adolescente falleció el 20 de agosto, arrollada por uno de los trenes de carga que circulan atravesando el barrio y que pone en peligro la vida de los habitantes del lugar.

La reacción se produjo con este trágico hecho ocurrido a fines de la semana pasada y que motivó a decenas de vecinos a saltar el paredón e instalarse precariamente en las tierras del ferrocarril.

El lugar, ubicado cerca de Luna y Lavardén, vecino a las canchas del Club Barracas Central es propiedad de la Administradora de Ferrocarriles, es decir que es propiedad del Gobierno Nacional.


Si bien el hecho comenzó en forma algo violenta, los ànimos parecen haberse calmado ante la decisión del Juez Federal, aunque queda por verse la resolución del reclamo habitacional.

Actualmente permiten el ingreso al lugar de elementos esenciales para la subsistencia, pero nada que favorezca el acampe.

El día 30 a la tarde, el Juez Rafecas firmó el desalojo recomendando especialmente que todo se realizara pacificamente, poniendo especial énfasis en ello, ya que en el predio tomado había muchos menores de edad. También solicitó que se realizara una reunión entre ambos Gobiernos para dar una solución pacífica al problema

De acuerdo a los dichos del Gobierno de la Ciudad, es necesaria la desocupación del terreno ya que tienen que comenzar allí las obras que según convenio ya firmado, va a realizar Aysa para proveer al Barrio 21-24 de agua potable.

También según lo expresado por el gobierno porteño, las familias cuyas viviendas estaban más cercanas a las vías, en su gran mayorìa ya habían sido trasladadas, ya que “el Instituto de la Vivienda construyó 915 viviendas y llevó adelante la relocalización de 699 familias entre 2019 y 2020 a los conjuntos de Ribera Iguazú, Valparaíso, Osvaldo Cruz y Alvarado”.

Hasta ahora, de acuerdo a lo expuesto, el mensaje de la justicia es firme: «Deben desalojar el predio» y aparentemente esa es la única manera en que se puede llegar a negociar una solución al tema